Registro

Muchos de nosotros pasamos la mayor parte del tiempo viviendo y trabajando dentro de edificios. La calidad del aire interior que respiramos tiene un impacto en nuestro bienestar. Los contaminantes interiores pueden ser invisibles para nuestros sentidos, pero dañinos para nuestra salud y productividad. Mientras tanto, los riesgos para la salud transmitidos por el aire se han elevado como prioridad de nuestras preocupaciones sobre la calidad del aire, desde que se declaró que la transmisión del coronavirus ocurre con mucho más frecuencia a través de pequeñas gotas que respiramos, que a través de objetos y superficies.

¿Cómo hacer del aire un aliado?

Mejorar la calidad del aire (IAQ) es una de las maneras más efectivas para combatir los riesgos de salud en un edificio.
Se pueden utilizar muchas estrategias para mejorar la calidad del aire interior y mitigar los efectos negativos. Trane, basándose en las pautas de ASHRAE® y REHVA®, recomienda un enfoque de cuatro pilares que cubra las siguientes áreas clave:

Diluir

Asegurar una ventilación adecuada con aporte de aire exterior, para diluir las concentraciones de contaminantes. Aumentar el aporte de aire exterior con el objetivo de acelerar el proceso de dilución de contaminantes. Alinear el aumento de caudal de aire exterior, en función de la potencia térmica disponible del equipo de aire acondicionado existente.

Extraer

Asegurar una correcta evacuación de aire viciado del recinto. Aumentar el tiempo de extracción de aire de recintos como baños, cocinas, bodegas, para obtener mayores renovaciones de aire. Alinear el aumento de caudal de aire de extracción en función del aire exterior.

Contener

Asegurar el control de las condiciones de confort térmico (temperatura, humedad relativa y CO2). Aumentar los puntos de control en el sistema de distribución de aire. Alinear la dilución y extracción de aire, manteniendo las condiciones de confort térmico, mediante un control y monitoreo.

Limpiar

Asegurar la correcta operación de los equipos (caudal de la inyección de aire, presión estática), luego de la implementación de elementos de filtrado y purificación de aire. Aumentar la calidad de aire en el interior del recinto, gracias a la incorporación de filtrado y purificación del aire. Alinear la limpieza como parte integral del conjunto diluir, extraer y contener con el fin de optimizar la calidad de aire.

Jesús Silva Herzog M. uno de los analistas del acontecer nacional más respetados en el país. es Licenciado en Derecho por la UNAM, y obtuvo su Maestría en Ciencia Política de la Universidad Columbia, en Nueva York. Jesús Silva Herzog M. ha sido investigador invitado en la Universidad de Georgetown y del Woodrow Wilson Center de la ciudad de Washington.

Colaborador regular del periódico Reforma y la revista Nexos y una decena de diarios del interior de la república.

Actualmente es catedrático de tiempo completo del Departamento de Derecho del ITAM.

Vive esta experiencia virtual como nunca antes